Pachuca durante el virreinato de la Nueva España

Pachuca durante el virreinato de la Nueva España

Entre los primeros españoles que llegaron a la región estuvieron Francisco Téllez y Gonzalo Rodríguez, quienes construyeron las primeras casas de tipo feudal.

De acuerdo al historiador Peter Gerhard, los españoles fueron vistos, por primera vez, en la región de Pachuca hacia 1519 y agrega que controlaron la región en 1521, aunque no hay evidencia histórica de tal afirmación.

De acuerdo con otra historia en 1528; Francisco Téllez apodado “El Tuerto”, y veinticinco conquistadores españoles invadieron la región de Pachuca y mataron a su jefe Ixcóatl. Aunque esta versión histórica tampoco esta confirmada.​

Pedro Díaz de Sotomayor se convierte en el primer encomendero de Pachuca en 1536 quien apenas visitó la región a mediados de 1537,​ y la entregó como dote al marido de su hija Francisca, casada con Antonio de la Cadena, el que recibió la encomienda en documento fechado el 15 de diciembre de 1537.

​ En 1547 la “Suma de Visitas”, censo de personas y actividades económicas, reportaba que había en todas las estancias de la comarca un total de 162 casas en que residían 838 indígenas entre nahuas y otomíes; el reporte alude solo a un español, el encomendero Antonio de la Cadena.​ En el año de 1553 Pachuca se erige como Alcaldía Mayor.

El descubrimiento de las minas en la región fue realizado el 29 de abril de 1552 por Alonso Rodríguez de Salgado, mayoral de una estancia de ganado menor; quien hizo el descubrimiento, cuando andando pastando en las laderas de los cerros.

​ El desarrollo minero dio comienzo en 1555, en la hacienda de la Purísima Concepción, cuando Bartolomé de Medina inventó el sistema de amalgamación para el beneficio de los minerales.

A partir de este momento, el aspecto de la población se transforma notablemente, así la relación de tasaciones señala que para 1560, ocho años después del descubrimiento de las minas, la población ascendía a 2200 habitantes, un incremento de 300 % con relación a la de 1550.

En el siglo xviii, la visión de Pedro Romero de Terreros, hizo resurgir el mineral de Mineral del Monte y Pachuca, al encontrar nuevas y ricas vetas que dieron a Pachuca un auge extraordinario.​ Durante ese periodo manejaría cien minas, once haciendas de beneficio, catorce haciendas agrícolas, localizadas en los municipios de Omitlán, Huasca, Mineral del monte y Pachuca; donde destacan las haciendas de San Miguel ReglaSanta María Regla y San Antonio Regla.​

En 1766 Pedro Romero de Terreros pretendió suprimir el partido y los jornales y aumentar al doble las cargas de trabajo. El 28 de julio los mineros de la veta Vizcaína presentaron, ante los oficiales reales de la Real Caja de Pachuca, un pliego petitorio cuya primera y mayor demanda era la restitución íntegra de estos pagos.

El 15 de agosto de 1766 se lanzaron a la huelga, durante esta protesta liberan a los presos de la cárcel, dan muerte al Alcalde Mayor José Ramón de Coca; y Romero de Terreros salva su vida al lograr huir a sus haciendas de Huasca de Ocampo.​ Los barreteros se tranquilizaron cuando el sacerdote José Rodríguez Díaz, ordenó que saliera el “Santísimo” en peregrinación por las minas, para apaciguar el tumulto.

En 1786 a raíz de las reformas Borbónicas pasa a ser subdelegación de la Intendencia de México, y en 1787 se crea la Provincia de Pachuca, dependiente de la Intendencia de México.