post-title Tés #4 – Té Blanco

Tés #4 – Té Blanco

Tés #4 – Té Blanco

Tés #4 – Té Blanco
  • Nombre: Té Blanco
  • Especie: Camellia sinensis
  • Nombres comunes: Manzanilla, Camomila común o Romana
  • Origen: China
  • Dispersión: Se usa prácticamente en todo el mundo

El té blanco original de China es un té levemente oxidado. El té blanco viene de delicadas yemas y hojas jóvenes de la planta Camellia sinensis originaria de China, concretamente de la provincia de Fujian. Estas yemas y hojas se dejan marchitar ligeramente en primer lugar, después se secan a los rayos del sol y son ligeramente procesadas para prevenir la oxidación. Esto preserva las características de sabor del té blanco.

El nombre “té blanco” deriva de las vellosidades plateado-blanco en las yemas aún no abiertas de la planta de té, que dan a la planta una apariencia blancuzca.

Se dice que el té blanco es uno de los más viejos tipos de té por varias razones, a pesar de que los universitarios chinos apuntan en informes que el té más antiguo es el té conocido como “té rojo” y el té blanco es conspicuamente sacado del diálogo.

El té blanco contiene grandes cantidades de catequinas, Este compuesto puede disminuir las placas arteroesclerósicas, reducir los carciomas, reducir el riesgo de un accidente cerebrovascular, una insuficiencia cardíaca, el riesgo al cáncer (la formación de un tumor), la diabetes y la protección de la piel por un daño causado con radiación ultravioleta.

La producción de té blanco es simple comparada con la manufacturación de otros tés. El proceso principal en la producción de té blanco es la siguiente:

Hoja fresca de té → Marchitado → Secado (con aire, al sol o mecánico) → Té blanco.

Como el té negro y el té verde, el té blanco también deriva de la planta Camellia sinensis. Debido a esto, el té blanco comparte muchas de las mismas propiedades químicas y efectos a la salud del té.

Un estudio de 1984 de la Pace University reveló que el extracto de té blanco puede ayudar a disminuir o relentizar el crecimiento de virus y bacterias, reduciendo la incidencia en infecciones con el estafilococo y el estreptococo, la neumonía, el crecimiento de hongos, e incluso la placa dental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tal vez te pueda interesar...

Cargando…
A %d blogueros les gusta esto: